domingo, 18 de marzo de 2012

El Discurso Pendiente de John F. Kennedy

El día 22 de noviembre de 1963, durante su visita a Dallas, el Presidente John kennedy tenía previsto pronunciar un histórico Discurso en el que iba a desvelar el Incidente de Roswell y las visitas extraterrestres a la Tierra. Para lo cual llevaba en su bolsillo su famoso discurso titulado "No estamos solos".
Durante el recorrido oficial de la limusina presidencial, el Gobernador del Estado de Texas, y Secretario de la Marina, John Connally, iba sentado en el asiento delantero derecho de la limusina presidencial, es decir, justo delante del Presidente.

Nada más pasar el Almacén de libros escolares sucede todo. Un tipo abre un paraguas negro. El vehículo presidencial avanza muy despacio por Elm Street. De repente se desata una emboscada de disparos. En el fragor de las balas dirigidas contra el Presidente, el Gobernador John Connally resulta herido en el atentado.

Después del atentado magnicida contra John F. Kennedy, los documentos que portaba el Presidente aquel día, fueron recuperados por los hombres del Gobernador John Connally. Entre estos documentos había una serie de tarjetas manuscritas con las que el Presidente se ayudaba durante los discursos. Y en un papel se encontraba el discurso más importante de su vida, "No estamos solos", manchado de sangre.

Posteriormente, el Gobernador, ya recuperado, guardó las tarjetas y el discurso del Presidente en la caja de seguridad de un banco, manteniendo en secreto, los acontecimientos que el presidente tenía previsto comunicar al público en Dallas.

Entonces entra en escena otro personaje, el profesor Lawrence Merrick, docente de Massachussets, un historiador estadounidense que había estado investigando y escribiendo durante años acerca del Presidente Kennedy. Para escribir sobre el asesinato del Presidente en Dallas, Merrick tuvo que entrevistarse a menudo con Connally.

Esta relación de confianza mutua y de amistad, llevó al gobernador Connally a confiarle a Merrick el documento del discurso pendiente de Kennedy, con la condición de no hacerlo público hasta que él, Connally, muriera

El 15 de junio de 1993, murió el que había sido secretario de Marina de confianza de Kennedy y gobernador de Texas, John Bowden Connally.

El secretario del gobernador abrió la caja fuerte del banco en la que permanecían los manuscritos de Kennedy, y se los entregó a Merrick. Una de las gestiones que hizo fué someter los escritos a los análisis de 5 expertos grafólogos, los cuales confirmaron que había un 95% de posibilidades de que esas palabras habían sido escritas por Kennedy.

Y a partir de ese momento es cuando el Discurso de Kennedy empieza a circular por la sombra de los medios de comunicación, y se empiezan a escuchar rumores de una extraña historia de un discurso inédito de Kennedy, manchado de sangre, en el que el Presidente anunciaba al mundo la realidad extraterrestre. Se dice además que luego del discurso conjuntamente con la prensa visitaría la Base militar secreta de Forth Worth, en donde se guardaban las naves y demás pruebas extraterrestres del suceso de Roswell, para demostrar a los periodistas y a medios de comunicación la veracidad de sus palabras

Hasta ahí la historia del relato del discurso pendiente de John F. Kennedy.

El texto del Discurso Pendiente de John Kennedy, manchado con su sangre tal como ha circulado siempre en la sombra, dice así:


- "Queridos compañeros americanos y habitantes del Mundo, hoy, partimos hacia una nueva Era, la niñez de esta humanidad se esta acabando, y otra etapa está a punto de comenzar.

La nueva etapa de la que hablo, está llena de muchos retos, pero creo que el ayer, y las discordias del pasado, han preparado singularmente a esta generación para alcanzar el objetivo.

Ciudadanos del Mundo. No estamos solos.

Dios, en su infinita sabiduría, ha poblado el Universo con otros seres y criaturas inteligentes como nosotros. ¿Con qué autoridad me permito pronunciar estas palabras?.

En el año 1947, nuestras fuerzas militares recuperaron del desierto de Nuevo México, los restos de un avión de origen desconocido; la ciencia determinó que este vehículo vino del lejano espacio exterior. Desde entonces, nuestro Gobierno, ha tenido contacto con los creadores de esa nave espacial.

Aunque mis noticias, puedan parecer fantásticas, y de hecho, incluso aterradoras, yo les insto a ustedes que no las reciban con miedo y pesimismo.

Les aseguro como su Presidente, que esos seres no quieren hacernos ningún daño. De hecho, ellos han prometido ayudar a nuestra nación a superar a los enemigos más comunes de la Humanidad, la tiranía, la pobreza, la enfermedad, la guerra...

Nosotros estamos convencidos de que ellos no solo no son enemigos; de hecho, son amigos. Junto a ellos, podemos crear un Mundo bueno. Yo no puedo aseguraros que en el camino que vamos a emprender, no nos encontraremos con tropiezos y deslices.

Pero creo, que hemos encontrado el verdadero destino de las personas de esta gran Tierra, para conducir al Mundo hacia un glorioso futuro. Durante los próximos días, Semanas y meses, ustedes conocerán mas sobre estos visitantes, pues ellos están aquí, y nuestros líderes, han mantenido en secreto su presencia durante mucho tiempo.

Yo les pido que no sean tímidos al futuro y que lo afronten con valor. Porque nosotros podemos conseguir aquella antigua visión de Paz en la Tierra y Prosperidad para toda la humanidad.

Que Dios les bendiga a todos.
JF Kennedy"